El tutor: una figura fundamental en el seguimiento del alumnado - ISPI Nº 9073 "José M. Estrada"

Novedades

"Para enseñar hay que saber, pero no basta saber para enseñar". José Manuel Estrada

Post Top Ad

Post Top Ad

13 mayo 2016

El tutor: una figura fundamental en el seguimiento del alumnado

Se entiende como tutoría a la labor pedagógica encaminada a la tutela, acompañamiento y seguimiento del alumnado a fin de que el proceso educativo de cada uno de ellos se encamine hacia su formación integral y tenga en cuenta sus características y necesidades personales.


La tutoría es un recurso educativo al servicio del aprendizaje, debe ayudar a que el alumno aprenda más y mejor. Es una tarea inherente a todo el profesorado. Abarca tanto las actuaciones que desarrolla el profesor con su grupo o en la comunicación con las familias y el resto del profesorado como aquellas otras que cada profesor dentro de su discipina lleva a cabo para orientar, tutelar y apoyar el proceso de aprendizaje. Es así que la función del tutor es inseparable del proceso de aprendizaje, por tanto todos los profesores somos tutores.

Cada alumno tiene un profesor tutor elegido de mutuo acuerdo, sin importar si el mismo imparte clase al alumno tutorado. También de mutuo acuerdo, la relación tutor-tutorado puede deshacerse.

El ser tutor es una labor que requiere voluntad y compromiso de estar cerca de los jóvenes que necesitan un espacio para ser escuchados y en quien pueden confiar. En este proceso surgirán preguntas que no serán resueltas al mismo tiempo, incluso algunas tomarán mucho más tiempo y serán satisfechas a largo plazo.

La labor y las acciones de tutoría se sustentas en un vínculo especial entre docente y alumno que va más allá de la labor académica, un vínculo que abre un nuevo espacio en el que se va a conocer al alumno en otras dimensiones, se le va a acompañar y orientar en su vida personal a través de la confianza, la comunicación, la comprensión y el respeto mutuo.

Finalidades de la tutoría

- Favorecer la educación integral del alumno como persona.
- Potenciar una educación lo más personalizada posible y que tenga en cuenta las necesidades de cada alumno.
- Mantener la cooperación con toda la comunidad educativa.

Funciones del tutor en relación con el alumno

- Facilitar un buen clima de convivencia y aprendizaje.
- Hacer un seguimiento personal de cada alumno y facilitar que todos los profesores tengan en cuenta las necesidades de cada uno de ellos.
- Encauzar las inquietudes y demandas de los alumnos y mediar en los conflictos que se puedan plantear.
- Orientar a los alumnos sobre su futuro académico y profesional.
- Hacer de enlace entre el alumno y toda la comunidad educativa.
- Fomentar la participación en las actividades del instituto.
- Favorecer el conocimiento y aceptación de sí mismo y su autoestima.
- Favorecer los procesos madurativos.
- Potenciar el desarrollo de las relaciones significativas.

Funciones del tutor en relación con los demás profesores

- Informar, consensuar y desarrollar un plan de acción implicándolos en las actividades derivadas de él en los planos escolar, personal y profesional.
- Intercambiar información sobre las características del alumnado, ya sea problemas académicos, disciplinarios, individuales y de grupo.
- Colaborar en las adaptaciones del currículo.

Funciones del tutor en relación con las familias

- Facilitar el conocimiento del centro y la etapa educativa a los padres y madres de sus tutorados.
- Informar del proceso educativo individual y recabar su colaboración.
- Recoger la información que la familia puede proporcionar con vista a un mejor conocimiento del alumno y su contexto socio-familiar.
- Facilitar a los padres y madres asesoramiento para resolver problemas de aprendizaje y conducta, organización y planificación del estudio, toma de decisiones académicas y profesionales.

Los momentos del tutor

En la estructura orgánica del sistema de aprendizaje basado en el estudiante, existen varios momentos en que se propician los encuentros entre los tutores y los tutorados, ya sea en forma individual como grupal, como ser:

- Intervalo de reorganización de tareas en el medio de la jornada diaria.
- Momentos en que se llevan a cabo talleres de participación no obligatoria, como los TIAV (Talleres Intensivos de Acompañamiento a la Vocación) o Talleres de Inglés.
- Momentos institucionales de encuentro entre tutores y tutorados.
- Otras eventualidades surgidas de ausencias docentes, salidas educativas, etc.

Estos momentos son propicios para el análisis y la reflexión sobre el proceso de aprendizaje, sobre la convivencia en el instituto, sobre el clima del grupo, sobre el funcionamiento del centro, sobre la participación del alumnado en la dinámica escolar y sobre el futuro académico y profesional.

El tutor debe comprender que cada alumno es una persona independiente y autónoma, con su propia individualidad y personalidad; debe guiarlo para encontrar las mejores decisiones sin dejar que lo haga de acuerdo a sus criterios; no debe intentar cambiarle la vida, sino simplementa ayudarlo a vivir de la mejor manera con su realidad; debe ser sincero aún cuando tenga que decirle algo duro y difícil de aceptar, ayudándolo a ser fuerte para enfrentar sus problemas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad