La puesta en común: una situación didáctica enriquecedora clave en el nuevo modelo pedagógico - ISPI Nº 9073 "José Manuel Estrada"

Novedades

"Para enseñar hay que saber, pero no basta saber para enseñar". José Manuel Estrada

SALÍ SOLAMENTE SI LO NECESITÁS - LAVATE LAS MANOS CON ALCOHOL O AGUA Y JABÓN - CONSERVÁ EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL

Post Top Ad

Post Top Ad

20 abril 2016

La puesta en común: una situación didáctica enriquecedora clave en el nuevo modelo pedagógico

La puesta en común es un momento donde los integrantes de un grupo comunican a otros sus experiencias, conocimientos, aprendizajes...

En educación se utiliza para cerrar un momento de aprendizaje, y que los alumnos sean conscientes de lo que saben y lograron construir y reconocer lo que no les queda aún claro.


En la puesta en común se provoca la participación, la relación, la expresión. Es una situación didáctica que favorece la apertura, donde se reconoce que lo personal se desarrolla en lo comunitario. Todo trabajo personal, de investigación, debe desembocar en una socialización del propio trabajo, en una apertura al otro, al grupo.

Es una situación donde se intenta que cada uno se exprese como es ante otras personas con capacidad de recibir el mensaje, es decir, donde se fomentan dos dimensiones: el saber expresarse y el saber escuchar, complementando el trabajo personal.

Al tratarse de un ámbito de expresión personal del alumno, el profesor debería hablar lo menos posible y observar más, siendo imposible analizar una puesta en común si no se ha observado antes el trabajo personal del alumno.

El objetivo de una puesta en común no es el contenido sino la expresión. Un alumno acostumbrado a contestar guías de trabajo no tendrá la habilidad de comunicar nada porque para él su compromiso termina en contestar esas guías, sobre todo cuando los profesores convertimos este momento óptimo en un interrogatorio sobre lo que han aprendido.

De todas maneras, debemos tener en cuenta que los alumnos deben evidenciar una evolución psicológica y sociológica, es imposible pretender que se de una auténtica participación grupal inmediatamente al salir de un esquema de educación tradicional donde estaban presentes el egocentrismo del alumno y su dependencia del adulto. Es un proceso de evolución donde poco a poco se irán abandonado los hábitos de recibir pasivamente y contestar situaciones educacionales prefabricadas.

Cuando el trabajo realizado ha sido realmente una investigación, no el hecho de contestar una guía de estudio, el alumno necesitará comunicar ese proceso de enriquecimiento personal y provocará instintivamente esa situación de comunicación e intercambio. Si lo convertimos en un interrogatorio que el alumno debe contestar, la puesta en común será mal utilizada. Abramos pautas de investigación para que los alumnos elijan aquellas que más de acuerdo estén con sus capacidades y pasiones para que experimente el placer de comunicar.

Este proceso no deja de ser un encuentro con la realidad, de la necesidad de hablar de momentos fáciles y momentos difíciles, donde cada uno se acerca al otro no para hablar de cosas sin importancia, sino en profundidad de las dificultades que existen para enfrentar la vida, para entender algo, aceptando la ayuda de otros y aportando esta ayuda hacia los demás.

Otra característica de la puesta en común es que la palabra es del alumno, por lo que los profesores debemos evitar corregir inmediatamente lo que están diciendo.

En la puesta en común se deben participar cosas valiosas, tomando conciencia que cuando se interviene se debe hacer luego de haber reflexionado y fundamentado sobre el tema. No se trata de repetir las ideas de un libro o las explicaciones de un profesor o de un especialista, sino de ofrecer una opinión personal con palabras propias, logrando un lenguaje particular que le permita expresar cualquier contenido.

Propiciar estas situaciones de participación tiene un gran valor porque el alumno tiene una motivación mucho mayor sobre los demás compañeros que la que puede ofrecer un profesor, que, aunque más técnica y correcta, puede estar menos adaptada al lenguaje de ellos.

Es importante también crear un clima donde todo lo que se diga va a ser recepcionado sin prejuicios y sin reservas. En este clima, el alumno debe llegar a valorar las ideas de los demás y defender las suyas.

En este contexto, el profesor debe tener la preocupación de un educador, no la de un especialista.

La puesta en común favorece también la asimilación de lo aprendido. Expresar es dar cuenta de que se sabe. Una cosa es saber para uno y otra muy distinta es saber para los demás. Es siempre un punto de partida, siempre hay algo nuevo que aprender, se descubre que nadie sabe todo de todo y se convierte en un estímulo para encontrar nuevos caminos para nuevos aprendizajes.

Cuando la puesta en común se interpreta como un punto de llegada, el alumno la preparará como lo hace con un examen.

La puesta en común es propicia para relacionar las diferentes ciencias y lograr una auténtica interdisciplinariedad, dando por tierra la artificialidad de la especialización por materias.

Asimismo, se trata de un momento de expresión escrita. Es momento de recoger las ideas de todos y expresarlas en síntesis, llegando a un esquema o un cuadro sinóptico, por ejemplo. Lo que sabemos se recuerda, lo que se olvida no se sabe aunque se haya sabido. Otra cosa muy distinta es utilizar la memoria como único recurso de aprendizaje. Haciendo se construye y haciendo con los demás se transforma el mundo.

Inspirado en "Ambitos de expresión", de María Nieves Pereira Rúa

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad